Información Política

Artículo de Camacho Solís sobre alianzas y sus resultados

Posted in Uncategorized by Asesor Político on julio 14, 2010

¿Cómo se ganó?
Manuel Camacho Solís


El Universal

Lunes 12 de julio de 2010

Las elecciones se ganan por una combinación de organización, liderazgo, trabajo en equipo y legitimidad. Si los ciudadanos se movilizan, con menores recursos se pueden vencer maquinarias muy poderosas como las de Ulises y Marín.

Las alianzas del 4 de julio contaron con magníficos candidatos, superaron las dificultades de unir a fuerzas diferentes en los estados, fueron apoyadas por equipos comprometidos con la causa y bien coordinados entre sí, una organización electoral plenamente competitiva, asesores jurídicos que ejercieron la presión para contrarrestar las ventajas que tenía el adversario y un despertar ciudadano sólo comparable al de los mejores momentos de la lucha democrática.

El despertar ciudadano no se dio en el vacío. No ocurrió en virtud de una definición ideológica. Empezó a volverse efervescente cuando los ciudadanos percibieron que los políticos estaban haciendo bien su trabajo y que eso abría posibilidades de triunfo. La gente no temía a las condiciones de desventaja. Sabía que existían. Lo que rechazaba era que los políticos no tuvieran la capacidad de resolver sus diferencias o dejaran de ser confiables.

Tuvimos a los mejores candidatos. Gabino Cué en Oaxaca era el único que podía ofrecer una estabilidad duradera al configurar una alianza de todas las fuerzas opositoras y en una amplísima coalición que pudo aglutinar desde dirigentes de la APPO hasta los empresarios más connotados. La mesura de Gabino se convirtió en el mejor antídoto contra la provocación.

Rafael Moreno Valle pudo ganar con un margen amplísimo a uno de los aparatos más poderosos y experimentados del PRI. También fue capaz de unir a una coalición muy amplia y contrarrestar el efecto de un tercer candidato. He visto pocas campañas con mayor disciplina y claridad estratégica. Su comunicación con el electorado prendió y no perdió intensidad. Reaccionó con oportunidad a los ataques e hizo compromisos arriesgados. La alianza de partidos estuvo acompañada por un amplísimo movimiento cívico.

Malova, en Sinaloa, logró vencer las resistencias que al inicio vinieron del propio PAN y revertir momentos difíciles. Intuyó cuál era el tema central —la seguridad— y supo darle la única respuesta creíble. Hizo un compromiso arriesgado que lo diferenció y mostró quién era, sin tener que caer en ofertas demagógicas.

Xóchitl Gálvez en Hidalgo fue una revelación. Combinó ideas claras para impulsar el desarrollo de su estado con una formidable comunicación intuitiva con la gente. Los ciudadanos la hicieron suya. Mostró alcances de ser una líder social.

José Rosas Aispuro, en Durango, ha manifestado que la perseverancia, el trabajo de tierra, la sencillez y la experiencia política rinden frutos. Está a una distancia corta de poder obtener un triunfo que, también, parecía imposible.

Hay que mirar lo que ocurrió en estos estados para concluir que una combinación —de políticos responsables que trabajan en equipo y la efervescencia ciudadana— sí es capaz de vencer a las más poderosas maquinarias. Eso es una buena noticia.

Coordinador del Diálogo para la Reconstrucción de México (DIA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: