Información Política

Artículo de Foreign Policy sobre Calderón y fin de sexenio

Posted in SUCESIÓN by Asesor Político on julio 26, 2011

Can Mexico Fix Its Image Problem?

Ending the drug war is only half the battle for the candidates to replace Calderon in 2012; the second half will be convincing the rest of the world that Mexico’s not just a narco-state.

http://www.foreignpolicy.com/articles/2011/07/14/can_mexico_fix_its_image_problem?print=yes&hidecomments=yes&page=full

BY MALCOLM BEITH | JULY 14, 2011

MEXICO CITY — About a year ago, in the Mexican state of Sinaloa, I spoke to a young police official who works with juvenile delinquents. Juvenile crime is atrociously high in his state, he admits, as are homicides and recruitment of youngsters by the Sinaloa cartel. But the most damaging part, he says, is the tenacious perception of Sinaloa as a drug state, dominated by the larger-than-life figure of drug lord Joaquín Guzmán Loera, known as El Chapo. “Worldwide, everyone thinks we’re Chapo’s kids, related to him,” the official said. “You can’t say that everything and everyone [in Sinaloa] is involved in drug trafficking.”

With Mexico gearing up for the July 2012 presidential elections, the current president’s war on organized crime, which has resulted in some 40,000 deaths since 2006‚ is dominating the political conversation. The president, Felipe Calderón, can’t run because of term-limit laws. And most people agree with the Sinaloan police officer: Mexico’s reputation as a gang-ridden narco-state run by a disconnected and corrupt leadership is perhaps the most serious issue that his successor will have to confront.

The next president faces an increasingly disillusioned and disgruntled electorate. Only 30 percent of the Mexican voting public currently believes the country is headed down the right path, according to Consulta Mitofsky, Mexico’s most trustworthy pollsters. Ordinary Mexicans’ lack of confidence and distrust in the government and its officials is astounding, even for a typically cynical Latin American populace: In polls, politicians usually rank just below the police forces, which most Mexicans believe to be rampantly corrupt.

Calderón’s successor faces a laundry list of staggering challenges, many of which, if left unresolved, could drag the country into a morass of violence, corruption, and cynicism. The security situation — gang-related massacres are becoming increasingly common in states like Durango and Tamaulipas, while the blockading of roads out of Monterrey have threatened to capsize the local economyis reaching a level of urgency that could affect U.S. support and funding. The political system is paralyzed, a legacy of the democratic transition in 2000: Congress remains at loggerheads over key reforms introduced by the Calderón administration, and the three main parties continue to refuse to work together on too many fronts.

And yet, Mexico’s economy is growing, tourism is rebounding, security in some parts of the country has never been better, and the middle class is continuing to expand. So the key question going into 2012 is: Can anyone put back together Mexico’s broken image, both on the world stage and at home?

In August 2010, the Calderón administration hired a hot-shot advisor from Britain, Simon Anholt, the inventor of the phrase “nation-branding,” to try to solve this exact problem. When I contacted him about Mexico’s image problem, Anholt admitted his hands were full.

“I’ve worked in more than 40 countries during the last 20 years and I have never come across such a gulf between reality and perception [as in Mexico],” he said. “It’s a country of great and growing importance in the world order, yet it seems saddled with another country’s image: one that’s much poorer, smaller, weaker, more troubled and in every way, less dignified. Reputation always lags behind reality by years – in some cases by generations – and during the last few years, Mexico has to some extent become defined by its problems.”

The thread linking all of Mexico’s problems under Calderón has been his administration’s failure to communicate: to explain exactly what it is trying to achieve; to describe those achievements, when they do occur, to Mexico and to the rest of the world; and to account for its mistakes, of which there have been many.

Critics complain of a lack of clear strategy against the drug gangs, and understandably so. The army has moved into the streets of cities like Ciudad Juárez and Tijuana, only to return to their barracks several months later without having accomplished much that can be seen by the naked eye. The authorities claim that the goal is to dismantle organized crime syndicates and reduce them to mere gangs, from a national security problem to a local criminal issue‚ but this has brought an unwelcome result: more violence.

Yet the government appears to better understand what the Mexican people want — even if it continues to have trouble delivering it — than its critics do. Mexico City’s chattering classes and intellectual elite, for instance, argue that the people want the army off the streets, yet polls indicate the complete opposite. According to Consulta Mitofsky, 71 percent of Mexicans want the soldiers to remain on patrol throughout the country until the violence is under control and the police forces are reformed. This figure has not fluctuated much since 2006. Polls also show that the majority of the Mexican public is against legalization of drugs, preferring instead the reinstatement of the death penalty, abolished in 2005 after 44 years without an execution.

“When you talk to people who live in areas of grave concern, they say, ‘It’s horrible what we’re going through, but you must keep going because this is a fight that is worth fighting and you had better not be wrong in terms of what you’re doing to solve it,’” Alejandro Poire, Calderón’s national security advisor and security spokesman, told me.

It is very difficult to imagine anything other than a strong-armed crackdown on Mexico’s thugs when one considers the violence. In 2006, members of the cartel known as La Familia rolled five heads onto a dance floor at a nightclub in Michoacan; by the following year, beheadings – even at Mexico City’s airport – were not uncommon. In 2008, two grenades were thrown into a crowded square in Michoacan, killing eight and injuring more than 100. In 2009, a man nicknamed “El Pozolero” (The Stewmaker) was arrested for dissolving at least 300 bodies in vats of caustic soda; in 2010, a man’s face was carved off and stitched onto a soccer ball. On a video clip currently making the rounds, a young woman coolly saws off the head of a rival gang member. A number of children and innocent people have died in recent shootouts. “If somebody didn’t take on these knuckleheads, Mexico could well have devolved into a narco-state,” former U.S. DEA Chief of Operations Michael Braun told me.

Calderón, at least, took them on. But his administration acknowledges that it hasn’t managed to accurately convey its goals in doing so. Poire recently launched a blog on the presidential website in a bid to debunk the “myths” about the war on organized crime. The Mexican president himself has regularly declared that it is not a “war on drugs,” a phrase coined by U.S President Richard Nixon in the 1970s and adopted by the media in Mexico. Poire and his administration colleagues have struggled to convince the Mexican media that some degree of restraint is necessary in reporting on the violence and military operations. Because of the legacy of government attempts to control the press, many Mexican journalists believe strongly that every single piece of information must be published — including rumors, sensitive leaks, and potentially libelous material. Photos of decapitated corpses regularly grace the front pages of tabloids.

“It’s very hard for a country in which you’re having incredible growth of free media,” Poire says. “The broad challenge is to recognize that in a very rapidly changing media environment, we need to help people understand a very complex phenomenon.”

A recent agreement between media organizations and the government, creating some guidelines on how to cover the war, has helped. But it has also been met with cynicism. Some journalists believe the agreement amounts to censorship; they worry that the government could try to control their reporting further in the future. The February firing of Carmen Aristegui, a popular and controversial media personality, for discussing rumors that Calderón is an alcoholic on-air, only made matters worse, even though she had violated her own organization’s guidelines. Reports of editors being pressured by drug traffickers and local officials simply feed the conspiracy theories.

And, to a large extent, the damage has been done, in the sense that the media narrative of Mexico as a failing state has already been written and absorbed by the country and the world. Both the Los Angeles Times and the Washington Post have special sections that cover the country the way they would a war zone – “Mexico Under Siege: The drug war at our doorstep” and “Mexico At War: On the frontlines” – while Mexican newspapers like El Universal have regularly run the same scare-story since 2008. (The gist: The cartels are taking over Mexico City. They’re not.) As Ruben Aguilar, a spokesman under Calderón’s predecessor and the co-author of El Narco: La Guerra Fallida (Narco: The Failed War), told me, “Domestic and foreign media have failed to contextualize and locate the problem. These crimes are occurring in 100 of Mexico’s 2,470 counties, but it appears as if the whole of Mexico is in the same condition.”

In Washington, the “failed state” narrative is a matter of daily concern for Mexican Ambassador Arturo Sarukhan. When U.S. Secretary of State Hillary Clinton used the word “insurgency” in September 2010 to describe Mexico’s cartels and compared the situation to Colombia in the 1980s and 1990s, Sarukhan immediately went into damage control mode, lobbying diplomats and congressmen involved in Mexico-related issues. “The reason why we pushed back so strenuously on the concept of insurgency is very simple: If you don’t understand what’s going on, on the ground, and you label it with something that it is not, then the most likely outcome is that the policies that will be instrumented will be the wrong policies,” he told me in Washington.

The most public U.S.-Mexico explosion in recent months was over the release of sensitive diplomatic cables by WikiLeaks that ultimately led to the resignation of U.S. Ambassador to Mexico Carlos Pascual. But in fact, the most lasting damage from WikiLeaks may not have been Pascual’s resignation — “not a body blow to the relationship,” according to Chargé D’Affaires ad interim in Mexico City John D. Feeley – but the contents of one cable that gave weight to a theory popular among Mexican conspiracy theorists and critics of the war on organized crime. “The view is widely held that the army is comfortable letting the Sinaloa and Juarez cartels diminish each other’s strength as they fight for control of the ‘plaza’ (with a corollary theory being that the army would like to see the Sinaloa cartel win),” read the cable.

The Mexican government has failed to quash such rumors, particularly tales of a pact with the leadership of the Sinaloa drug cartel, in spite of significant arrests of major Sinaloa cartel operatives. One Mexican journalist, Anabel Hernandez, claimed in a 2010 book that former President Vicente Fox was paid $20 million for allowing Chapo, the Sinaloa cartel’s boss, perhaps the most powerful drug trafficker in the world, to escape from prison in 2001. Fox replied on Twitter that she should “show evidence or shut up” because as he saw it, she was simply trying to “sell books at the expense of others.”

In 2009, a former top Mexican anti-drug prosecutor told me that Chapo had negotiated a deal with the DEA, U.S. Embassy, and Mexican authorities to get out of prison; officials from both countries denied the claims. But these sorts of allegations tend to stick with an electorate that distrusts the government and knows little about the way anti-drug operations are conducted. And there have been some very legitimate allegations. One general’s bodyguard was arrested for leaking information to Chapo; internal government documents and ledgers leaked to leading Mexican daily Reforma in 2009 revealed the extent of Chapo’s network in law enforcement and the army.

Officials like Secretary of Public Security Genaro García Luna have vehemently and repeatedly denied allegations of a pact amid accusations that he met personally with drug lord Arturo Beltrán Leyva. Gen. Rolando Eugenio Hidalgo Eddy, the man in charge of the hunt for Chapo and counter-drug operations in Sinaloa between 2006 and 2008, also addressed the issue when I interviewed him in the central state of Aguascalientes. “Never did I make a pact. Never!” he told me, slamming his fist on his desk in his office. “Others, I don’t know,” he added quietly.

When it comes to allegations of corruption in Mexico, it is almost always “others” who may have done the dirty work. One story currently making the rounds, backed up by a Mexican intelligence official, has it that a high-ranking member of the administration sent a general to the mountains of Sinaloa in early 2008 to talk to Chapo directly. At that time, a rift between the drug lord and his longtime allies, the Beltrán Leyva brothers, had caused levels of violence in the state to skyrocket. The intention of deploying the general as an envoy was apparently not to cut a deal, but to simply ask Chapo to order his loyal following to ease up on the violence. But in the eyes of the Mexican people, such a negotiation is perceived as a betrayal, rather than a means of managing a war against organized crime.

The fact that the Sinaloa cartel appears to have been hit less hard than some other drug trafficking organizations in terms of numbers of arrests has not helped to quell talk of a pact, and no amount of explanation will quiet the critics. “We see no evidence of a pact at all,” then-DEA Chief of Intelligence Anthony Placido told me late last year. “Chapo and [his people] have stayed below the radar screen, corrupting officials and the like, [but] there’s no indication they’re going soft on Chapo.” On July 4, Poire, the security official, once again reiterated the administration’s stance: The authorities are pursuing Chapo and the Sinaloa cartel with the same determination and vigor as Mexico’s other criminal organizations.

Calderón has also struggled to explain himself when it comes to human rights abuses by soldiers, which have reached record highs since he took office. In June 2007, in the hills of Sinaloa, some soldiers gunned down a group of teachers and kids aged two and up, killing five people altogether. In April 2010, a nine-year-old and a five-year-old were killed in Tamaulipas by soldiers who claimed they were engaging with criminals; subsequent investigations by Mexico’s human rights commission showed the army had manipulated the crime scene. Soldiers also carry out aggressive and unwarranted home invasions, and questions have been raised over their treatment of suspects in custody.

In December 2009, after Mexican Marines took out Beltrán Leyva in an effective, targeted hit, someone at the scene pulled down the drug lord’s trousers and scattered dollar and peso notes on his blood-splattered corpse, giving the body the same type of treatment the narcos give to the corpses of their rivals. U.S. officials praised their Mexican counterparts for their dogged pursuit – “I’ll hand it to them; they took the information they developed, they did their due diligence, they basically were very aware of their environment,” says a senior U.S. law enforcement official based in Mexico — but an outcry about human rights inevitably followed. Although the posthumous act was investigated, the Calderon administration simply proclaimed the killing an outright success.

Marches against the drug-related violence and rights abuses by activists like Javier Sicilia, a poet whose son was murdered in March, have played well with the media, even if actual turnout has been low. When Calderón met with Sicilia in a televised dialogue on June 23 — at the poet’s request — he once again failed to make a clear argument for his war strategy. This time he claimed that the army and police have been deployed to quell violence, and that their presence in certain areas of the country has not spurred a rise in cartel feuds – the complete opposite of what many officials have stated repeatedly since 2006.

Worse than the things Calderón might have done, in some cases, have been the things promised but not done: mainly prison and police reform. Dozens of prison escapes have occurred since 2006. Puente Grande, from which Chapo escaped in 2001, is known as Puerta Grande (Big Door); the joke about a federal penitentiary in Nayarit is that there are more police detained inside than there are guarding it. Promises to reform the prison system and build new maximum-security penitentiaries have been met with scorn by the public, which remembers all too well the lurid tales of Chapo enjoying his mistresses and continuing to run his drug operation while inside Puente Grande.

Few in Mexico would say that police reform is not as important as prison reform, and here, at least, Calderón has made some incremental steps. At the start of his administration, Mexico had a mere 6,500 federal police officers for a population of 111 million. There was no option but to use the army to fight organized crime syndicates equipped with rocket-propelled grenades, vast arsenals of military-issue weapons, and even homemade tanks. Today, Mexico has 36,000 federal police officers, and 7,000 are university graduates. The new “mando unico” Calderón has proposed will create one police force in each state, rather than dividing duties between state and municipal forces, an effort to bring the entire force up to a higher standard. As I saw recently in Aguascalientes, the only Mexican state to have already implemented the new measures, the intelligence-sharing and monitoring systems set up under the “mando unico” make a real difference in fighting crime. But there is still much to be done before the force will be a serious bulwark against Mexico’s organized criminals, and the reform, in its entirety, is not expected to pass before 2012.

Mexico needs this reform, and fast. One policeman in the southern border town of Ciudad Hidalgo expressed his concern to me about the professionalism of the organized crime group known as Los Zetas; as he talked, he didn’t appear to care that his zipper was undone and his shoelaces untied. He reeked of beer and had stains on his shirt. It was only 7 in the morning.

With so much going wrong, it’s still true that much in Mexico is going right. Foreign direct investment has continued to rise in spite of the violence. More than 700,000 new jobs were created in 2010, the fastest growth in Mexico in 14 years. Paseo de la Reforma is a major Mexico City thoroughfare lined with multinational banks and businesses; but the road everyone reads about is Highway 101 in the state of Tamaulipas, the site of beheadings and indiscriminate killings.

Anholt, the branding expert, would like to see Mexico perceived for its successes – a growing economy, tourism, leadership in the public health sector and on global climate change – rather than its negatives. He is working with the administration to highlight those, hosting meetings, workshops and debates with people from the president right on down to students and young entrepreneurs, in order to devise policy approaches and communications strategies. He has written speeches for Calderón to deliver on the international stage, and recently persuaded Mexico to host a global forum on the communication of climate change in Cancun. He has also urged the administration to reach out to new trading partners, the public and elites in foreign nations, and work more closely with the country’s vast diaspora.

But he admits that his frustration sometimes reaches a boiling point – for instance, when “I’ve just finished giving what feels like a lucid and utterly persuasive, perhaps even inspiring 90-minute exposition of how countries can only earn their reputations, that messaging and marketing is a wicked waste of taxpayers’ money, that there are no short cuts to international standing … and then someone stands up and says, ‘So, what do you think Mexico’s new slogan should be?’”

The presidential candidates for 2012 are all highly aware of the necessity of overcoming the communications failure, but few of them seem ready.

Enrique Peña Nieto, a young, charismatic former governor, is the frontrunner for the centrist Institutional Revolutionary Party, and enjoys a huge lead in the overall polls. But his state was corrupt, infested with drug gangs, and highly dangerous, a huge liability for him in the campaign. Mexico City Mayor Marcelo Ebrard, a strong candidate for the left-wing Democratic Revolution Party, is a market-friendly populist in the vein of Brazil’s Lula who made his mark garnering foreign investment and pushing some well-received environmental projects, such as rooftop gardens to help alleviate air pollution. But other projects, for instance building the world’s largest ice rink in the main Mexico City plaza, have been seen as nonsensical and downright offensive in a city where as many as 5 million residents still don’t have access to clean drinking water.

A handful of other familiar names have come up as well, all with equally mixed prospects: sitting senator and former governor Manlio Fabio Beltrones (famously accused of links to drug traffickers by the New York Times in 1997; he denied the claims); Finance Minister Ernesto Cordero (who recently stated that Mexico “hasn’t been poor for a long time,” prompting both ridicule and outrage); and Andrés Manuel López Obrador, the runner-up in the 2006 presidential vote, a perennial also-ran populist who once enjoyed the support of Venezuela’s Hugo Chávez but these days seems to have lost his audience.

Calderon’s own PAN party has been tainted by its leader’s perceived flaws, but if the PAN has any hope, it’s in Josefina Vázquez Mota, a former education secretary with a reformist bent who recently stepped down as coordinator of the Chamber of Deputies to announce her run for the presidency. Mexico City pundits still consider her a longshot for the party candidacy – she’s not considered a political heavyweight and is a woman in a macho society. (“If Josefina were named Jose, the PAN would already have its candidate,” writes Jorge Zepeda Patterson, columnist and former editor of Mexico’s El Universal newspaper, on his blog.) But her name is now generating buzz within the PAN’s upper echelons; she has gained the endorsement of some major party figures. And Latin America has a precedent when it comes to strong female leaders – Michele Bachelet of Chile gave her country a much-needed boost, particularly on the international stage, and Dilma Rousseff of Brazil has already had a significant, if largely symbolic, impact since her inauguration in January.

Vázquez Mota is also more than just a fresh face. Her background in education, undoubtedly Mexico’s biggest priority alongside job creation and stemming the violence, is an electoral asset. Through a reform program called the Alliance for Quality Education, which abolished an antiquated system through which teachers could pass on their posts to relatives and introduced mandatory, regular testing, Vázquez Mota put Mexico’s education system on the right path. She also helped implement programs to provide juvenile delinquents and young drug traffickers with education prospects. And while a staunch supporter of the current strategy against organized crime, she also believes that parts of Mexico’s vast informal economy should be legitimized. “The capacity for work that they have [in the informal economy] is incredible. There are ways of making these entrepreneurs legal,” she told me in Mexico City in June.

All of the potential candidates for 2012 admit that security and combating the belief that Mexico is being consumed by violence will remain the country’s primary challenges in the years to come. But none of them have offered any plans that diverge significantly with what Caldéron has been doing all along. In spite of concerns that a PRI candidate would be more amenable to a pact with the cartels, as the party was in the old days, the conventional wisdom has it that no candidate in his or her right mind would veer from the current course. Police officials like Garcia Luna have admitted that the violence is unlikely to cease for another seven years — a hard proposition for any electorate to swallow. So the likelihood is that the 2012 election, no matter who wins, will bring more apathy and anger toward politicians and the drug war strategy, even as the authorities continue to dismantle the drug-trafficking organizations themselves. A completely new Mexico — the dream held by millions in 2000 after the turn to democracy — remains decades away.

What will that Mexico look like? The U.S. Embassy’s Feeley says he’ll know it when he sees it. “Success will come when a little Mexican kid, here on Paseo de la Reforma or up in Laredo, is in a huge crowd, gets separated from his mom and walks up to a Mexican cop and says, ‘Hey, I lost my mommy.’ No Mexican kid would ever do that today,” he says. “That, to me, represents a societal shift. It’s a lot less tangible, it’s mushy, but that’s what success looks like.”

TIEMPO REAL

FCH dejará México con imagen de “país corrupto y en guerra”

Foreign Policy afirma en un amplio reportaje que Felipe Calderón falló en su estrategia de comunicación, y que el próximo presidente de México no sólo deberá enfrentar el reto de acabar con una guerra fallida, sino también el de rescatar a una nación con imagen de “narco Estado”. El gobierno federal contrató a expertos internacionales en imagen pública, cuenta, entre ellos al británico Simon Anholtm. Pero el gurú dice a la publicación que después de trabajar en 40 países durante 20 años, “nunca encontré un caso como el de México”. El gobierno mexicano “no escucha lo que la población pide”, resume la publicación especializada en asuntos de política exterior

Por: Redacción / Sinembargo    Fecha:  julio 26, 2011 – 14:07  |  2 comentarios

Se calienta la sucesión en el Poder Judicial

Posted in SUCESIÓN by Asesor Político on octubre 14, 2009

Se calienta la sucesión en el TSJ del Estado de México

Agustín Germán Márquez

Toluca, 14 de octubre.- El proceso de renovación del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México vive sus horas de cabildeo más intensas, donde al menos se menciona a seis Magistrados con posibilidades de convertirse en el sucesor de José Carmen Castillo Ambriz. Castillo Ambriz dejará de ser el Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México en enero. El relevo ya se prepara. Cinco nombres despuntan en el imaginario: cuatro hombres y una mujer. Como uno de los posibles relevos de José Castillo Ambriz se menciona al Magistrado Alejandro Naime González, quien funge actualmente como Presidente de la Segunda Sala Penal de Toluca. Otra más es la Magistrada Sara Deyanira Pérez Olivares, integrante de la Segunda Sala Civil de Toluca y a quien se le ubica como posible, ya que cuenta con el apoyo de un importante sector dentro del organismo, además de que su unción significaría un avance significativo en términos de género. Otros más son los Magistrados Baruch Florente Delgado Carvajal, integrante del Consejo de la Judicatura; así como Joaquín Mendoza Esquivel y Alfonso Velázquez Estrada, este último integrante de la Segunda Sala Penal local. La Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado de México, en su Capítulo Tercero, Artículo 40, señala que “El Presidente del Tribunal Superior de Justicia será electo por mayoría de votos en forma abierta o secreta, por los magistrados que integren el Poder Judicial, según lo determine el pleno del propio Tribunal, en la primer sesión que se celebre durante el mes de enero del año que corresponda y durará en su cargo cinco años, al concluir éste, deberá reintegrarse a la función jurisdiccional que le corresponda”. El Poder Judicial está integrado por 59 Magistrados, de los cuales 16 son mujeres, y en su primera sesión del 2010, a realizarse la segunda semana de enero, determinarán al sustituto de Castillo Ambriz. De acuerdo con el ordenamiento interno, en la decisión participan 56 Magistrados, que son quienes conforman el pleno. Cabe señalar que cuando José Castillo Ambriz fue electo presidente del poder judicial, estableció el compromiso para fortalecer el organismo, a efecto de que no hubiera retrazo en la impartición de la justicia, “ya que la sociedad reclama la existencia de Tribunales confiables”. Luis Miranda Cardozo, Leopoldo Velasco Mercado, José Colón Morán, Abel Villicaña Estrada, han sido algunos de los presidentes con que ha contado el Poder Judicial en los años más recientes.

Tagged with: , ,

Nota en la Vanguardia sobre Enrique Peña

Posted in SUCESIÓN by Asesor Político on septiembre 30, 2009

Es Enrique Peña Nieto el político más analizado

Estudian la carrera del Gobernador del Estado de México, quien es considerado seguro candidato a la Presidencia de la República

Por: José Reyes. 29-Septiembre-2009 El fenómeno llamado Enrique Peña Nieto es hoy por hoy el más estudiado en el mundo de la política, desde su forma de caminar y su peinado de copete brillante y engomado, hasta su considerada segura nominación priísta a la Presidencia de la República.

El Mandatario mexiquense, a tan sólo cinco años de estar en los reflectores, cuenta con una mayor presencia que políticos priístas que tienen toda una carrera en la política, como Beatriz Paredes Rangel o Manlio Fabio Beltrones… o incluso de un artista consagrado.

En una capítulo más del análisis que provoca Peña Nieto, ayer el periódico Excélsior dedicó tres páginas a un reportaje sobre la persona de este político.

Aunque Enrique Peña Nieto aún no ha expresado con palabras que aspira a ser candidato a la Presidencia de México, sus acciones provocan que un grupo de políticos simpatizantes y antagonistas lo ubiquen como el primer precandidato presidencial del PRI y de todos los demás partidos políticos.

Esa candidatura presidencial con la que se mueve Peña Nieto, sin embargo, está envuelta en la polémica. 

Es señalada como producto de la mercadotecnia televisiva, que la ultraderecha lo apoya, que es un político manipulable y que es el ahijado del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.
La empresa de BGC, de Ulises Beltrán, coloca a Peña Nieto como el político más conocido por la gente. 

Roy Campos, de Consulta Mitofsky, lo ubica desde hace tres años como el gobernante local más conocido de México.

El trabajo de Excélsior destaca la fulgurante carrera de Peña Nieto en tan sólo cinco años.
En octubre de 2004, cuando comenzó el proceso a la gubernatura del Estado de México, Peña Nieto era un personaje con presencia local. 

Pocos creían que podría suceder a Arturo Montiel, de quien había sido secretario de administración, sobre todo porque había personajes más conocidos, como el entonces presidente del PRI en el Edomex, Isidro Pastor.

En sólo cinco años, Peña Nieto ha logrado construirse una imagen semejante a la de un artista que es reconocido o a la de un político que lleva muchos años en la palestra nacional, como Manlio Fabio Beltrones o Beatriz Paredes, por citar a dos priístas presidenciables.

Como muchos políticos importantes de México, el Gobernador mexiquense es parte de un grupo político. Pero a diferencia de otros, la imagen de Peña Nieto representa a una nueva generación entre los integrantes del llamado Grupo Atlacomulco.

En el pasado, de las filas del Grupo Atlacomulco han saltado nombres de políticos con firmes aspiraciones presidenciales: Carlos Hank González, Alfredo del Mazo, Emilio Chuayffet y Arturo Montiel. 

Aunque parece banal, el peinado de Peña Nieto, con ese copete brillante y engominado -que data de su infancia, cuando su madre doña Socorro lo peinaba para ir a la escuela-, se ha convertido en el sello de su imagen de un hombre vestido como para una fotonovela, limpio, sin una arruga en el saco o el pantalón y con el nudo de la corbata en su lugar.

Con ese atuendo, Enrique Peña ha inaugurado una nueva imagen del modelo de político mexicano, que deja de ser malencarado, hosco, rudo, macho, para convertirse en el modelo Peña Nieto, sonriente y metrosexual.

Prueba de ello es que hay políticos como el gobernador electo de Nuevo León, Rodrigo Medina o su primo, el presidente municipal de Huixquilucan, Alfredo del Mazo Maza, que copian el estilo que ha ido imponiendo el mexiquense.

Por meses, la imagen de Peña Nieto, que para muchos no cuadra en las características de un político, han sido tema de polémica.

Junto con este elemento también está su vida privada; después de haber enviudado de Mónica Petrelini, su relación sentimental con la actriz Angélica Rivera ha sido parte del aumento exponencial de su popularidad.

“El grupo objetivo que está haciendo fuerte a Peña Nieto son las mujeres, que lo tratan más como ídolo y ellas como fan, más que como seguidoras de un político”, opinó Víctor Gorda, presidente del Grupo Imagen Pública.

“‘La Gaviota’ es la heroína que el pensamiento colectivo busca, porque la gente quiere que le cuenten una historia de telenovela y Peña les ha dado este relato”, dijo Vianey Esquinca, especialista en imagen política.

Declaraciones de Beatriz Paredes sobre sucesión

Posted in SUCESIÓN by Asesor Político on septiembre 29, 2009

“Conviene que muchos aspiren a la Presidencia”

Roberto Barboza Corresponsal 
El Universal 

Martes 29 de septiembre de 2009 

“Es bueno que haya muchos compañeros y cuadros destacados, que se conozcan y difundan sus pensamientos…” 

VILLAHERMOSA, Tab.— Al avalar que priístas realicen actos propagandísticos de sus personas, la dirigente tricolor nacional, Beatriz Paredes Rangel, dijo que al Partido Revolucionario Institucional (PRI) le conviene que existan muchas figuras políticas que aspiren a la presidencia de la República con miras a la nominación para 2012.

“Es bueno que haya muchos compañeros y cuadros destacados, que se conozcan y difundan sus pensamientos, como es el caso del gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, así como otros priístas que quieran emularlo. Yo prefiero tener muchas opciones como priísta, creo que eso le hace bien al partido”.

Paredes realizó una gira proselitista a favor de los candidatos del PRI a alcaldes y diputados locales, con miras a las elecciones del 18 de octubre, donde señaló que su partido tiene amplias posibilidades de triunfo en la mayoría de los 17 municipios y 21 diputaciones uninominales.

La también diputada federal del PRI dijo que en lugar de desaparecer secretarías como la de Turismo y la Función Pública, el presidente Felipe Calderón debería eliminar duplicidades, reducir integralmente el aparato burocrático y quitar las miles de plazas con sueldos de nivel de subsecretario creadas desde el periodo de Vicente Fox.

Señaló que en el caso de Turismo sería insignificante el ahorro con su desaparición, pues apenas representa 0.02% del presupuesto de Egresos.

Revela Ebrard acuerdo con Peña Nieto rumbo al 2012

Posted in SUCESIÓN by Asesor Político on septiembre 24, 2009

Pactaron “no mezclar gestiones de gobierno con aspiraciones presidenciales”

Revela Ebrard acuerdo con Peña Nieto rumbo al 2012

El jefe de Gobierno rechaza una relación “ríspida” con su par del Estado de México. El encono sería “muy costoso” para ambas entidades, advierte el mandatario capitalino.

  • 2009-09-24•Política

    El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, reveló que hizo un acuerdo con el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, para que las aspiraciones presidenciales de ambos no interfieran en las gestiones de gobierno de ambas entidades.

    En entrevista con Ciro Gómez Leyva para Fórmula de la Tarde, Ebrard destacó que ambas partes han cumplido. “Cuando hay competencia política puede ser muy ríspida la relación”, comentó el gobernante capitalino; sin embargo, descartó una relación de encono con su contrincante de aquí a 2012.

    A continuación, la parte de la charla en la que el perredista habla de ese asunto:

    —¿Estás consciente de que los números de Peña Nieto son muy difíciles de remontar?

    —Creo que la mejor carta de presentación van a ser los resultados que tenga cada quien en sus áreas de responsabilidad, por eso me meto mucho a la ciudad; es muy demandante: hay que tener resultados. Además, (están) los riesgos que tenemos todos los días.

    —Que también los tiene él. Aquí, en ese sentido, van más o menos parejos.

    —Pues es parecido, pero no es lo mismo. Aquí es calle todo el día. Otro punto es presentar al país, en su momento, una línea política, una propuesta política que ofrezca una salida a lo que estamos viendo como fenómeno, como tendencia. Vamos a ver, eso lo veremos ya en su momento, en campaña.

    —¿Es tan buena la relación con Peña Nieto como parece?

    —Sí, es buena, tenemos buena relación. Te digo otra cosa: tenemos buen diálogo, hay respeto y llegamos a un acuerdo. Dijimos: “mira, si vamos, pues nos vemos allá, ¿no?”

    —¿Llegaron a ese acuerdo? ¿Se sentaron a cenar o qué?

    —No, fíjate, nunca hemos cenado. En alguna reunión dijimos: “mira, cada uno tiene sus aspiraciones políticas, su plan político, su proyecto político, pero no metamos la gestión del gobierno, el día a día, en eso, porque entonces sí sería el costo muy alto para la ciudad y para el Estado de México.” Y hemos seguido ese acuerdo, ha sido una buena idea.

    —¿Sientes que él lo ha respetado?

    —Sí, sin duda, y nosotros también.

    —Nada que ver con el López Obrador-Fox a estas alturas del sexenio pasado; sin embargo, Peña Nieto estuvo el jueves pasado en tu informe, y tú no fuiste al de él, Marcelo.

    —No fui al de él, porque ese día tenía que pasar por mi hija. Entonces le hablé a Enrique y le dije: “oye, no voy a poder acompañarte el sábado por esta razón”. Así de fácil.

    —¿Sientes entonces que él está respetando ese compromiso?

    —Sí, sí lo está haciendo y, bueno, nosotros también hemos podido trabajar bien, hemos hecho muchas cosas en conjunto, pues es una apuesta diferente.

    —¿Es una apuesta diferente en qué?

    —Cuando hay competencia política puede ser muy ríspida la relación.

    —Como la que vivimos aquí, que en gran medida viviste, en el equipo de López Obrador, que, además pregunto, ¿qué nos dejó esa relación Fox-López Obrador?

    —Acá hemos procurado que no pase eso; no creo que vaya a pasar.

    —No crees que vaya a pasar.

    —Y no hay que permitirlo.

    México • Redacción

Artículo de Rivapalacio en El País, sobre Carlos Salinas

Posted in SUCESIÓN by Asesor Político on septiembre 24, 2009

El regreso de un tlatoani El País

¿Qué papel jugará Carlos Salinas de Gortari en la próxima selección de candidato del PRI a la Presidencia de la República?

RAYMUNDO RIVA PALACIO 23/09/2009

Carlos Salinas fue un presidente tan eficiente y con una inteligencia tan magnificada por la leyenda urbana, que está convertido en el mito que divide a México: lo odian o lo admiran. Sus adversarios lo ridiculizaron por un largo tiempo, estimulando incluso la proliferación de máscaras de hule que vendían en las esquinas de las principales avenidas de la capital mexicana, y socializando la parodia de que cada vez que llegaba a México -porque vive en Europa-, temblaba, lo que efectivamente sucedía, pero no por causas metafísicas, sino por juguetona coincidencia. Pero el tiempo y la lejanía de su administración, que terminó hace tres lustros, los derrotó. Salinas ha recompuesto su imagen pública y proyección política. Tanto, que popularmente lo consideran como el verdadero jefe del PRI.

Su comportamiento político alimenta el imaginario mexicano. Quién, una publicación de creciente influencia en la clase gobernante, que ha combinado los contenidos de las revistas del corazón con la política, publicó en su último número una portada dedicada a Salinas, dedicándole seis páginas a una colección de fotografías de Mr. Socialité, como lo llaman, donde lo muestra en bodas y fiestas durante los últimos meses. La revista no informa más allá de la epidermis social que refleja, ni analiza, por lo que queda sin explicación el porqué de la percepción de las élites sobre su poder. Pero en esos eventos, como en otros no registrados por Quién, Salinas ha sido el centro de la atención.

Invitado de lujo, no deja de aceptar pláticas en instituciones académicas de alcurnia, como Harvard y Oxford, o convocar a tertulias a estudiantes de las más prestigiadas universidades, a la majestuosa biblioteca de su casa de dos pisos donde se apilan miles de libros. El año pasado, por ejemplo, en la boda de una de las hijas de la aristocracia de Monterrey, donde se encuentra buena parte del poder económico mexicano, coincidieron Salinas y el ex presidente Vicente Fox. Cuando se retiraron de la fiesta, Salinas tardó casi 30 minutos en alcanzar la puerta porque se paraban políticos y empresarios a saludarlo; Fox no tuvo mayor dilación en salir. Sus principales adversarios ayudan, paradójicamente, a alimentar la percepción de fuerza suprema. Andrés Manuel López Obrador, a quien Salinas trató inútilmente de golpear políticamente en 2004 y descarrilar su candidatura presidencial, no deja de señalarlo como el jefe de la mafia política que gobierna a México. Salinas debe disfrutarlo.

Cuando está en México, que es al menos una vez al mes por cuando menos una semana, satura su agenda con asuntos políticos. Suele reunir a varios de sus viejos colaboradores en torno a una mesa de trabajo en su casa en el sur de la capital federal, y como si fuera una de sus antiguas reuniones de gabinete, les pregunta cómo ven la situación del país y les expresa su punto de vista. Les pide trabajos específicos, como si aún fueran sus colaboradores, y recurre sin pudor a los más brillantes de aquél grupo que gobernó el país con él, sobre temas coyunturales. Algunos le siguen fieles; otros, ya se cansaron y sutilmente se han ido alejando de él.

Pero Salinas, quien durante toda su vida universitaria y profesional fue entrenado para ser presidente, no puede dejar de sentir, o de proyectar a sus interlocutores cuando menos, que tiene una misión para México. Esta es que los aspirantes a la candidatura presidencial no se peleen entre sí y pueda recuperar su partido el poder de la Presidencia en 2012, y no causen los cismas internos que le impidieron al PRI mantener el poder en 2000 y recuperarlo en 2006. Hoy, Salinas ha permitido que crezca la percepción de que es el padrino político del gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, quien es el político mejor colocado en la popularidad nacional, y cuyas preferencias de voto entre los priistas duplican la suma combinada del segundo y tercer lugar en la lista.

Peña Nieto ya ha dado señales que esa relación, aunque cercana, no es ni tan fuerte ni tan estrecha, pero el ex presidente no ha contribuido para matizarla. A Salinas le gusta hacer sentir que está detrás de las nuevas figuras del partido, como el gobernador del estado de México, o como Rodrigo Medina, quien es un clon de Peña Nieto -joven, atractivo, fresco-, quien asumirá en octubre la gubernatura del próspero Nuevo León, en el norte del país, y que es uno de los caballos negros para la candidatura presidencial en caso de que los principales contendientes terminaran aniquilándose unos a otros.

Tras las elecciones federales donde el PRI se alzó como la primera fuerza política del país -sin alcanzar, empero, la mayoría absoluta-, Salinas habló con varios gobernadores priistas para persuadirlos a que apoyaran a un incondicional de él, Francisco Rojas, como coordinador de los diputados priistas en el Congreso, que es una posición que, bien manejada, es muy poderosa. A cambio, le pidieron favores políticos. Uno de ellos, el de Oaxaca, Ulises Ruiz, quiere que le ayude a ser presidente del partido en 2011. Salinas no es de los que rápidamente da piezas de cambio, pero está buscando ampliar su poder. A través de los diputados más cercanos a él, ha enviado mensajes a otras figuras ascendentes en el Congreso para ofrecerles apoyo para que puedan quedar al frente de comisiones parlamentarias y que, de esa manera, le deban su emergencia política en esa Cámara.

El poder de Salinas, que se siente abrumador, no es tan infalible. Dentro del PRI lo conocen bien, y aunque sienten genuino respeto por su inteligencia y capacidad política, no hay subordinación ante él. Hay diputados que rechazaron el ofrecimiento de apoyo, porque no quieren tejer compromisos de esa naturaleza con él, y entre los gobernadores, los más veteranos lo mantienen a distancia. Varios líderes del partido lo ven como un actor que, aunque relevante, no deja de ser uno más de las personas cuya voz influye, pero no como el jefe político que muchos fuera del partido creen. El poder hacia dentro está más repartido, y las alianzas para 2012 apenas se están probando y conformando.

Pero el tiempo de Salinas ya pasó. Algunas de las figuras actuales le han perdido confianza porque sienten que los traicionó en el pasado, o que jugó con ellos. Ya no es el gran Tlatoani, con la T mayúscula de los dioses aztecas, sino un tlatoani con T minúscula, como hay varios dentro del PRI, que tendrán que arreglarse en los dos próximos años y negociar sus alianzas y comprometerse entre ellos, si no quieren que 2012 sea una reedición de las dos últimas elecciones presidenciales, donde se quedaron en la antesala del poder por no ponerse de acuerdo. En la firma de ese pacto, seguramente estará Salinas, pero no presidiendo el cónclave, sino ocupando uno de los lugares alrededor de la mesa. El poder que tuvo, aunque no quiera verlo, se ha venido diluyendo con el tiempo. Todo, como él mismo atestiguó en su metamorfosis de “villano” a “Mr. Socialité”, como lo llamó Quién, se desgasta.

Artículo de Granados Chapa sobre Peña y Ebrard

Posted in SUCESIÓN by Asesor Político on septiembre 20, 2009

PLAZA PÚBLICA / Ebrard y Peña: política metropolitana

A pesar de la complicación de sus agendas gubernamentales, los mandatarios del DF y del Edomex han logrado consumar su dominio en sus congresos locales

Miguel Ángel Granados Chapa

(20 septiembre 2009).- Los televidentes suelen mirar con harta frecuencia sus imágenes en espacios vecinos, pues ambos pagan por aparecer en las pantallas o gozan de la muy buena voluntad de Televisa, que noche a noche los presenta tenga o no trascendencia informativa lo que hagan. El jueves 17 estuvieron los dos bajo el mismo techo, el del antiguo Palacio del Factor, sede de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

El jefe de Gobierno del gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, invitó al gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto, a escuchar su Tercer Informe de Gobierno. También llegaron a ese acto la gobernadora de Zacatecas, Amalia García; el de Michoacán, Leonel Godoy; y el de Hidalgo, Miguel Ángel Osorio. Los dos perredistas fueron convidados por afinidad política, mientras que el hidalguense y Peña, priistas, estaban allí como cabezas de gobiernos de la vasta zona metropolitana, que comparten problemas con el del DF y demandan del gobierno federal panista acciones que, aseguran, se les regatean.

Además de gobernar entidades vecinas, con problemas semejantes y muchos asuntos que deben ser abordados conjuntamente o mediante acuerdos, Ebrard y Peña tienen en común su búsqueda de la candidatura presidencial para el 2012. Carece de sentido augurar si su propósito cristalizará entonces y, más aún, si alguno será presidente de la República. Es demasiado temprano para que sus aspiraciones tengan densidad suficiente. Especialmente Ebrard, pero también Peña gobiernan entidades frágiles, con deficiencias estructurales que en cualquier momento podrían generar desastres o conflictos que no pudieran superar, y eso podría arrojarlos fuera de la escena.

Un ejemplo de esa fragilidad, compartida por ambos, es el del agua, que en su escasez o su demasía pone en jaque a los gobiernos. El de la Ciudad de México anuncia ya que dentro de pocos meses la falta de ese líquido será crítica. Y lo es también ya en el territorio vecino, de donde procede la mayor parte del agua consumida en la capital. En el reverso de esa medalla, las colosales lluvias que se abatieron sobre la zona metropolitana a lo largo de septiembre causaron inundaciones que a su vez dañaron a personas y patrimonios a ambos lados del lindero. Uno de los mayores anegamientos de estos días, en el municipio mexiquense de Nezahualcóyotl, ha servido para poner de manifiesto el problema de la basura en la capital de la República.

Se inundaron los accesos al Bordo Poniente, el inmenso yacimiento de desechos que por décadas ha servido para depositar la basura del Distrito Federal. Ya está colmado, y desde 2008 el gobierno de la Ciudad de México debió hallar una alternativa para el tratamiento de sus desperdicios. El gobierno federal, a cuyo cargo está el cuidado del medio ambiente, determinó que el Bordo Poniente debe ser cerrado. Como no estaba preparado para depositar su basura en destinos alternos, el gobierno capitalino defendió legalmente su posibilidad de seguir usando ese basurero. Consiguió un amparo para poder hacerlo y en esa posición precaria se halla.

Impedidos para ingresar a ese depósito, porque el agua estancada que durante una semana nadie ha podido -y tal vez ni intentado- achicar, decenas de enormes camiones de la basura quedaron varados en las inmediaciones del Bordo. Trasladaban los desechos desde los centros de transferencia delegacionales, que ante la parálisis del transporte se colmaron y no están recibiendo la carga de los empleados de limpia que recorren la ciudad. Y la basura se acumula en las calles, en los jardines, con riesgo de infectar el ambiente. Se anuncia que mañana lunes quedará reabierto el acceso al Bordo Poniente. Mientras tanto, los capitalinos han tenido un anticipo de lo que puede ocurrir cuando se interrumpe la cadena que los libera de sus desperdicios.

A pesar de la hondura de sus propios problemas, de la complicación de sus agendas gubernamentales -que han hecho disminuir el asentimiento público a Ebrard, quizá porque gasta menos en propaganda personalizada-, ambos gobernantes han cobrado fuerza suficiente para controlar la política de sus entidades. Peña condujo al PRI al éxito clamoroso en los comicios del 5 de julio que devolvió a ese partido el gobierno de los municipios mayores y más importantes, los que en el norponiente rigió por años el PAN y los que estuvieron a cargo del PRD, en el oriente. Tienen ayuntamientos mayoritariamente priistas, como no ocurría hace mucho, Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán, en el primer caso; y Nezahualcóyotl, Texcoco, Ecatepec en el segundo, por sólo citar ejemplos notorios.

Después de trienios en que el auge de la oposición mantuvo en vilo al Ejecutivo mexiquense -para evitar lo cual acudió al sencillo pero oneroso recurso de comprar diputados, del PAN en particular- el gobernador Peña tiene ahora una legislatura cómoda, ante la cual rindió su Cuarto Informe hace dos semanas. Como en los viejos tiempos, la fracción priista en el Congreso local alcanzó una mayoría aplastante; 39 de las 75 bancas son suyas. El PAN alcanzó únicamente 12, ocho el PRD, seis el Panal, tres cada uno de los partidos del Trabajo, Verde y Convergencia, y uno sólo el fallido PSD.

Dominio semejante logró Ebrard en la V Legislatura de la Asamblea Legislativa, a pesar de que los resultados electorales no fueron para él tan halagüeños como para su vecino. El jefe del Gobierno de la ciudad transitó en medio del conflicto interno del PRD, en el que también forma parte. Consiguió debilitar a las fuerzas dominantes en la porción capitalina de ese partido: Izquierda Democrática Nacional y Nueva Izquierda, y hoy el control de la Cámara de Diputados local le favorece. Lo encabeza Alejandra Barrales, que fue secretaria de Turismo de Ebrard antes de conseguir el mando local de ese partido. El avance del PAN por un lado, que ganó nueve distritos de mayoría, y el tránsito de perredistas hacia las planillas del Partido del Trabajo y Convergencia, tal como cuadra al movimiento de Andrés Manuel López Obrador, dificultaron una victoria perredista en términos análogos a los de años pasados. Sin embargo, fue mayor el perjuicio sufrido por Nueva Izquierda, que ya no hará desde la Asamblea oposición a su correligionario Ebrard como lo hizo en el trienio concluido el martes pasado, con Víctor Hugo Círigo a la cabeza. Por añadidura, las capacidades de negociación de la diputada Barrales, y su habilidad para los acuerdos, permitieron atraer a la bancada perredista, de 30 miembros, a cuatro legisladores que fueron postulados por otros partidos y a cambio de ventajas personales se sumaron al grupo mayoritario. De esa manera, 34 de los 66 integrantes de la Asamblea -exactamente la mitad más uno- actuarán en consonancia con Ebrard, que eventualmente contará también con el apoyo del breve grupo priista compuesto de ocho miembros. Acción Nacional ejercerá, con sus 15 diputados encabezados por la beligerante Mariana Gómez del Campo, una fuerte oposición, que no siempre será estéril, como lo era en el ámbito federal la actuación de las magras fracciones panistas en la Cámara de Diputados, aplastadas por la aplanadora tricolor.

Acción Nacional no sólo progresó al obtener nueve diputaciones de mayoría, sino que ganó una tercera delegación, añadida a las dos que ha gobernado desde hace nueve años. Sin embargo, también en ese terreno está avanzando el PRD. En Cuajimalpa y Miguel Hidalgo, donde el Instituto Electoral del DF otorgó constancia de jefes delegacionales electos a Carlos Orvañanos y Demetrio Sodi de la Tijera, las elecciones fueron anuladas por la justicia electoral local, debido a que ambos candidatos panistas gastaron más de lo permitido por la ley y la autoridad. Achacando parcialidad a los tres magistrados del tribunal capitalino que juzgaron superado el tope de gasto y sacaron la obligada consecuencia de invalidar los comicios (pues así lo dispone el código electoral capitalino), los dos panistas acudieron al Tribunal Federal Electoral, a cuya sala regional de la cuarta circunscripción corresponde conocer del caso, y pidieron a la sala superior de ese propio tribunal atraer el caso para obviar el paso previo. La sala superior rehusó hacerlo y será la regional la que resuelva el intrincado proceso. Veremos si Sodi despotrica contra los magistrados federales como lo hizo con los locales.
miguelangel@granadoschapa.com

Tagged with: , ,

Artículo crítico de René Delgado sobre Enrique Peña

Posted in SUCESIÓN by Asesor Político on septiembre 19, 2009

SOBREAVISO / Peña y despeñadero del PRI

René Delgado

(19 septiembre 2009).- En el tablero del partido tricolor, la luz de alerta comienza a titilar. El aroma del poder perfuma los pasillos y las oficinas de ese edificio político, pero el hombre más aventajado para abanderarlos en la competencia presidencial 2012 no acaba de cuajar del todo.

Ciertamente, Enrique Peña supo colocarse en el ánimo de la opinión pública a través de la pertinaz presencia en la televisión pero, ahora, no advierte la conveniencia de guardarse y trabajar en corto su consolidación política.

* * *
El ejército de asesores mediáticos no cesa de hablarle a Peña de las bondades de la exposición en medios, pero nadie le advierte de los peligros o las maldades de la sobreexposición.

Sin nervios pero sin soltar el script, el mexiquense responde a las preguntas de Lucerito; pero pierde el estilo por completo cuando alguna damnificada lo encara sin piedad. Nadie cree, desde luego, que Lucerito sea Bárbara Walters ni que Peña sea Winston Churchill en esos spots, pero nadie desconoce que sin script el gobernador es un náufrago sin salvavidas. Y lo peor, tal parece que la televisora que tanto lo promueve comienza a regatearle su apoyo o, si se quiere, a exigirle una recompensa mayor.

Si bien todo político algo tiene de actor, no todo actor llega a ser político. Y Peña no acaba de entender su rol: ni se consolida como gran actor, ni representa a un político de talla.

Aun cuando en los spots sobre su informe de gobierno pretendió aparecer como estadista, queda como un orador con dificultades para leer el discurso en las pantallas de cristal. Lee de corrido y sin tropiezos, pero no consigue imprimirle vehemencia ni fuerza a sus palabras y, entonces, aun cuando desde la tribuna del estado de México habla del Estado mexicano, no acaba de convencer con el discurso.

Las clases de actuación lo presentan como una promesa del firmamento del elenco varonil de las telenovelas, pero no como un político con la posibilidad de crecer e internarse en el bosque hasta llegar a Los Pinos.
* * *
Inquieta eso, pero también las sombras que cobijan y amenazan al gobernador.

La sombra de Arturo Montiel no acaba de desvanecerse y, en cualquier momento, podría convertirse en el fantasma que arrastre de los pies a su ahijado. Ese expediente no está cerrado del todo en la Procuraduría General de la República y, conforme apriete la competencia por la sucesión, sin duda no faltara quien proponga resucitar la investigación que inexorablemente terminaría por alcanzar a Peña.

Otra sombra es la de Carlos Salinas. Siempre es bueno que Peña cuente con el cobijo del ex mandatario, pero esa sombra comienza a avasallarlo y eso no es del todo bueno. Y, desde luego, está la sombra de los herederos de Carlos Hank, que, más que resguardar, oscurecen la figura de Peña.

* * *

Esas sombras inquietan a quienes se están tomando en serio la posibilidad de que el PRI regrese a ocupar la residencia oficial de Los Pinos, pero más los altera la cantidad de compromisos que Enrique Peña ha adquirido sin, ni siquiera, tener asegurada la candidatura presidencial.

Demasiadas ataduras le dejan las alianzas hechas por Peña con Elba Esther Gordillo, con el Partido Verde, con varios de los gobernadores a los que ayudó y, desde luego, con la televisora que así como lo cuida y mima está dejando ver que en cualquier momento puede darle la espalda, dejarlo a la intemperie o exigirle algo más que el pago por tanto infomercial transmitido a su favor.

Todavía ni precandidato es, y esos compromisos reducen desde ahora su margen de maniobra. Por lo pronto, suena imposible escuchar de boca del gobernador que, de lograr la candidatura, llegará sin compromisos siendo que ya carga un enorme costal.

* * *
Otro punto es el relativo a la vida privada, íntima y hasta sentimental de Enrique Peña.

En el afán de estar permanentemente en la pantalla y la portada, el mexiquense ha sobreexpuesto ese capítulo de su vida. Cumpleaños, reuniones sociales, fiestas y hasta funerales se han convertido en motivo de crónicas y comentarios, pero borrar la frontera de la vida pública y la privada siempre supone un riesgo que, en materia política, por lo general se traduce en un peligro.

A Peña se le conoce como padre, novio, enamorado pero, hasta ahora, nadie lo recuerda o tiene presente por algún pronunciamiento político, por alguna idea de fondo o, al menos, por una frase política ocurrente o singular.

* * *
En el fondo de las preocupaciones que genera Peña está el temor tricolor de perder la oportunidad de regresar a Los Pinos, por apostarle todo a una figura que no acaba de cobrar cuerpo. De ser político, no de figurar como tal.

Saben que construir una imagen a partir fundamentalmente de la mercadotecnia, sin el revestimiento de un proyecto político, puede terminar por generar una simple ilusión. Obviamente, reconocen que mantener de fijo al gobernador en la vitrina con el brillo y el peso de las luces, les permite trabajar sin presiones ni grandes riesgos en la trastienda del partido para, en caso dado y más oportunamente, proyectar a algún otro cuadro a la candidatura presidencial.

Reconocen eso como también que los grupos e intereses que, desde hoy, impulsan a Enrique Peña al estrellato político pueden terminar por secuestrarle al partido tricolor la decisión de determinar, por sí, quién debe de abanderarlos en el 2012 y, absurdamente, imponerles un candidato que no lo sientan como suyo ni los represente.

Tienen presente la experiencia del PAN en el 2000. El partido no escogió a Vicente Fox para abanderarlos, Fox escogió al PAN para postularse.

* * *
Dentro del PRI saben que no pueden repetir la experiencia que los resucitó en 2003 y los sepultó en el 2006. La repetición sonaría a estertor. Aquella vez el aroma del poder los unificó, y el olor los dividió. Aquella vez la posibilidad los acercó, y la probabilidad los separó. De la unión pasaron a la fractura, y de la fractura a la derrota.

Hoy, el peso de la figura de Enrique Peña ha hecho replegarse a los cuadros tricolores que, con aspiraciones semejantes, no quieren jugar en falso. Esos otros aspirantes saben también que, para ellos, el tren del 2012 es el último. Después no hay más corridas.

Es claro que con Enrique Peña, la apuesta del PRI es muy elevada. Pero en una apuesta se gana o se pierde. Será interesante ver qué hará el tricolor con ese actor que no acaba de consolidarse como político. Tiene tiempo, pero no mucho.

Tagged with: , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.